Conoce los lugares más significativos de Valencia
La Ruta de la Seda

La Ruta de la Seda

Recorrer la ruta de la seda para descubrir sus orígenes nos llevaría en una travesía de Bizancio a la Península Ibérica y de aquí a Japón y a las Américas. Estamos de suerte, pues Valencia como centro neurálgico nos mostrará sus pasos sin necesidad de dar la vuelta al mundo para conocer esta misteriosa ruta.

Author: Film Office/sábado, 07 de marzo de 2015/Categories: Lugares

Fue la expansión del Islam en el Mediterráneo la que introdujo la seda en la Península Ibérica en el siglo VIII. En la rica huerta valenciana se cultivaban las moreras y en la ciudad se manufacturaba el tejido en el barrio de “Velluters”.

“Velluters” conserva  todavía hoy su sabor de antaño, con grandes casonas y calles laberínticas. Allí se concentraban los más de 5.000 talleres registrados y se creó el Colegio del Arte Mayor de la Seda, que hoy sigue en funcionamiento. Junto a él son característicos de la zona la Biblioteca del Hospital, el edificio del Gremio de Carpinteros y los palacetes de las calles Pie de la Cruz, Moro Zeit, Quart y Guillem de Castro.

En 1494 Valencia era la ciudad del comercio español, prueba de esto fue la edificación de La Lonja de Mercaderes, donde se reunían los comerciantes para negociar. El aumento demográfico, la influencia de los artesanos genoveses, la maestría en la comercialización, el nivel de industrialización y la moda de tejidos de seda dieron tremendo auge a este sector. La ciudad del Turia fue modelo de producción para Toledo y Barcelona, superando a Granada.

En el siglo XVIII entran en España los Borbones estimulando el uso de la seda. Entonces se estableció en Valencia la Real Fábrica de los Cinco Gremios Mayores de Madrid y el Rey Carlos III donó 60.000 reales para que se introdujeran estudios para el tejido de la seda en la Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia.

Había telas de uso diario y otros lujosos como los damascos de plata o los brocados de oro. Los diseños adoptaron nombres como “Reina”, “Valencia”, “Rosas y Espigas”... La influencia de las cortes francesas de Luis XIV a Luis XVI en cuanto a los diseños caló en toda Europa y pervivió en Valencia gracias al traje tradicional.

El declive de esta industria se debería a la dispersión de los productores, la competencia de Toledo, Francia y las Américas, el impuesto sobre la seda y la epidemia de las moreras, que llevó a sustituirlas por naranjos.

A pesar de todo ello, la industria de la seda ha pervivido gracias a la demanda de la Iglesia, al traje tradicional de valenciana, así como a la decoración. El “espolín” es el tejido en seda más valorado, debido a que sigue fabricándose a mano en telares del siglo XVIII, su nombre viene del propio instrumento con el que se teje la tela.

Number of views (2789)/Comments (0)

Tags:

Documents to download